Trébede

martes, abril 20, 2010

A NIVEL DE TIERRA

Siempre me acuerdo de una frase que mi abuela repetía en muchas ocasiones "En esta vida, el tiempo pone cada cosa en su sitio". !Madre mía, cuanta razón en tan pocas palabras!

Hace unos días me preguntaba como es posible que la gente no sufra por nada o cuando surja un problema parece que nada les afecta, incluso cuando se trata de sus seres mas queridos. Puede que yo sea demasiado sensible y casi todo lo que me pasa durante el día me parezca interesante o me afecte. No me gusta esa coraza de piedra que hace que todo rebote al golpear y salga despedido en cualquier dirección sin importar a quien golpee.

Como bien decía mi abuela, todo se pone en su sitio, y al final antes o después esos muros acaban cayendo y lo peor es que hacen daño, porque caen hacia dentro. No me alegro del mal ajeno, pero me reconforta que también son tan humanos como yo.

Aquí estoy, he madrugado porque a la "amurallada" en cuestión se le ha caído el castillo encima y hoy no ha podido levantarse. No me alegro, todo lo contrario, ayudare en lo que pueda; pero me reconforta saber que no soy yo la rara, simplemente que la vida de vez en cuando nos pide que nos paremos a descansar y dejemos que la mente se libere un poco, dejando caer alguna lágrima y hace que pongamos los pies en el suelo, que es donde tienen que estar...a nivel de tierra.

2 Comments:

Blogger El detective amaestrado said...

Para mi también es un placer volverte a leer...

10:42 a. m.  
Blogger Javier López Clemente said...

El trébede hace su función con sus patas asentadas al suelo, rodeado de fuego y con los comensales a la espera.
;-)

Salu2 Córneos.

10:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home