Trébede

martes, noviembre 25, 2008

CON DECISIÓN Y VALENTÍA


Es muy habitual tener gente cercana con grandes cualidades y no darnos cuenta hasta que algo sucede y nos hace pensar en lo que de verdad hay dentro de esas personas queridas.




Mi padre siempre ha tenido una relación muy buena con sus primos, se criaron juntos y siguen manteniendo contacto y cariño a pesar de los muchos años que han pasado desde la infancia.


Tiene uno que es especial por muchos motivos, por lo menos para mi padre y para todos nosotros. "C" sufrió una enfermedad y cuando aún era un niño perdió la vista; estudió en un buen colegio interno y demostró que era una persona muy fuerte y muy inteligente superando todas las zancadillas que la vida le puso.


Conoció siendo muy joven a una chica estupenda y tan buena gente como él, se casaron y tuvieron dos hijas; con una de ellas mi relación es muy especial porque a pesar de la distancia nos queremos mucho y hemos compartido los veranos de infancia y adolescencia hasta convertirnos en grandes amigas.


Todo iba bien en su vida, matrimonio y unas hijas estudiosas y muy guapas que crecieron y ahora son unas mujeres responsables.




"C" ascendió en su puesto de trabajo con mucho esfuerzo y sacrificio y ahora ocupa un puesto de responsabilidad en una organización que todos conocemos que ayuda a invidentes y a otras personas con problemas.


Un buen día de hace unos cuatro años, llamaron a su oficina pidiendo ayuda de la organización en la que trabaja porque tenían en el hospital de su ciudad a una niña de pocos meses a la que sus padres habían decidido dar en adopción con un problema de salud grave, no podía ver.


"C" hizo todo lo posible para que esa niña recibiera la ayuda que necesitaba y al llegar a casa comentó lo sucedido con su familia.


Todos juntos decidieron después de hablarlo que ellos querían tener a esa niña en casa, ellos se harían cargo de ella y la educarían como una más.




Otra familia en su caso hubiera pensado que ya tenían suficiente con un invidente en la familia, pero ellos no, apostaron por el camino más difícil y junto con otras familias solicitaron hacerse cargo de la recién nacida.




"C" había conseguido todo en la vida, sus hijas ya mayores tenían estudios y trabajos y él se podía dedicar a disfrutar de la vida junto a su mujer pero buscó el más difícil todavía y ahora hay un nuevo miembro en nuestra familia que lleva cuatro años junto a ellos y lucha cada día por seguir ya que son muchos los problemas que van surgiendo.


Estoy segura de que recibe esa fuerza especial que te anima a superar todas las barreras tal y como ellos han demostrado.




La pequeña llegó a nuestra familia en estas fechas próximas a Navidad y cada año desde entonces me asalta el recuerdo de aquella decisión valiente y muy importante que tomó la que ahora es su familia; solo puedo decir que los admiro y lo quiero un montón.

1 Comments:

Blogger yo said...

Hola. Acabo de tropezar con tu blog por casualidad, soy nueva en ésto. La verdad es que me ha calado tu forma de escribir (he echado un vistazo general), y quiero felicitarte por la plasticidad de algunas de las imágenes que has plasmado. Te seguiré espiando.
Saludos

1:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home