Trébede

martes, junio 06, 2006

UN SILENCIO

Cierro los ojos mientras intento escuchar algo, pero no hay nada, solo el abrazo del silencio.
Hago esfuerzos por rescatar algún sonido a mi alrededor, y no lo consigo. Solo rompe esta ausencia el tic tac incesante de mi reloj, intento una vez más oír lo que ocurre junto a mí y no percibo nada. Me doy cuenta entonces de que no hay nada que escuchar, abro los ojos y descubro que la habitación está llena de luz, las cortinas se mueven despacio al ritmo del viento cálido de junio.
Suspiro y vuelvo a abrazarme a este silencio, me subo a su cola, como la de un cometa que surca el cielo en la distancia y una vez más me voy lejos de todo lo que me rodea, solo me queda, volver a cerrar los ojos y pedir un deseo antes de que se acabe este momento.

2 Comments:

Blogger El escritor en el tejado said...

Es hermoso que aún quede gente capaz de apreciar el silencio... Un abrazo desde Cuenca.

1:46 a. m.  
Blogger Javier López Clemente said...

Shhhhhhh.

12:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home